La industria de la salazón en Lanzarote

Ya vimos en una entrada anterior cómo, durante el siglo XIX, surgieron varios proyectos que buscaban explotar las riquezas del banco canario-sahariano con base en Lanzarote. Sin embargo, a lo largo de este siglo el subsector pesquero estuvo sometido a un alto grado de marginalidad. Aún a finales del XIX era meramente una actividad de subsistencia sin ningún afán industrial pues los proyectos que lo intentaron fracasaron absolutamente.

La situación comenzó a cambiar en la década de 1880 cuando España consolidó su dominio en la costa occidental de África, instalándose las primeras factorías en Río de Oro y La Güera, aunque no se confirmará hasta 1900 cuando se firmó un convenio con Francia que delimitaba las posesiones españolas en África.

* Salinas, por Ramón Pérez Niz.

Desde entonces comenzó la explotación pesquera a gran escala del banco canario-sahariano. El estallido de la I Guerra Mundial propició que algunos países enviasen pescadores a la zona lo que supuso un aumento de las capturas y beneficios para las compañías canarias. La carencia de cámaras frigoríficas que permitiesen una estabilidad en el estado de conservación de las capturas fomentó la opción de un recurso bien conocido en las islas: la salazón. Para ello se potencia la creación de salinas, casi todas ellas en torno a Arrecife, tal y como señalamos en la entrada Arrecife, la ciudad de la sal.

A finales de la década de 1920 existían dos industrias de pesca en Arrecife, número que aumentaría a cuatro en 1933, y que daban trabajo a un total de 67 veleros. Poco después, se instalan en la isla el industrial gallego Rodolfo Alonso Lamberti, quien construye, en 1938, unos secaderos de pescado en el islote del Francés que había comprado a la marquesa de Santa Coloma, y RALSA, dedicada a la sardina, en 1947.

Peces, por Ramón Pérez Niz

* Peces, por Ramón Pérez Niz.

Precisamente ese año, en 1947, en pleno auge de la industria del salazón, la flota pesquera de Arrecife estaba compuesta por 68 embarcaciones que contaban con 813 marineros, que realizaban entre tres y cuatro viajes al año. Hasta finales de esta década la flota canaria, y sobre todo la de Arrecife, mantendrá su hegemonía en el banco canario-sahariano iniciándose un período de transición en que se emplean nuevos tipos de barcos, se aplican mejoras tecnológicas y se van sustituyendo los veleros por embarcaciones a motor.

Para saber más:

Montelongo Franquiz, Antonio J. y Falero Lemes, Marcial A.: El Puerto del Arrecife. Cabildo de Lanzarote, Lanzarote, 2000.

El último molino de Lanzarote

Los molinos son estructuras que acompañan al hombre desde el Neolítico para convertir las semillas en un alimento más llevadero y digerible. Existen, y se han ideado, numerosos tipos, desde el molino de barca, los morteros, molinos de muela, hasta los molinos de agua y molinos de viento. A Canarias arribaron con los colonizadores europeos pues existe constancia de su presencia desde inicios del siglo XVI.

El molino del Jardín de Cactus, fotografía de Ramón Pérez Niz

* El molino del Jardín de Cactus, fotografía de Ramón Pérez Niz.

Hay que distinguir entre los molinos y la molina, que es una construcción de madera con una capacidad de maniobra muy buena para orientar las aspas,  […]

Los Centros de Arte, Cultura y Turismo

Los Centros de Arte, Cultura y Turismo de Lanzarote, también conocidos como Centros Turísticos, cumplen este año su cincuenta aniversario. Fueron creados en torno a 1966 para resaltar y proteger las bellezas de la naturaleza lanzaroteña, representando en su conjunto una síntesis de los valores naturales y culturales de la isla.

Jameo chico de los Jameos del Agua, fotografía de Ramón Pérez Niz

* Jameo chico de los Jameos del Agua, fotografía de Ramón Pérez Niz.

Ya en 1964 se había abierto al público el primer espacio,  […]

Las maretas del Estado

Ya hemos aludido en varias ocasiones en este blog a los problemas que la isla de Lanzarote ha tenido con el agua a lo largo de su historia. Un problema derivado tanto de la situación geográfica como de su topografía y que propició el ingenio del lanzaroteño, que se plasmó en la aparición de numerosas soluciones para captar y retener el preciado líquido. Una de las soluciones más utilizadas fueron las maretas, grandes depósitos naturales o artificiales utilizadas por los antiguos habitantes de la isla antes de su conquista. Quizás la más conocida fuese la Gran Mareta de Teguise de la que escribimos una reseña en este blog. Pero no fue la única ya que se extendieron por toda la superficie de la isla. Una de ellas, o más bien un conjunto de ellas, fueron las Maretas del Estado.

Maretas del Estado

La historia de las Maretas del Estado, también conocidas como Maretas del Rey, se inicia en el siglo XIX cuando el incremento de la población hace necesaria la construcción de depósitos con los que sustentarse.  […]

Un siglo de proyectos pesqueros en Lanzarote

Iniciamos con esta entrada una pequeña serie dedicada a la relación de Lanzarote con el mundo de la pesca. Y es que, cuando uno visita Lanzarote por primera vez, o por segunda, o incluso varias veces, enseguida se da cuenta de la intensa relación que existe con el mar y su entorno, con la costa, las playas.

Barcos en La Santa

Pero, esto no siempre fue así. Durante varios siglos las islas, sobre todo las más orientales entre las que se encuentra Lanzarote, vivieron de espaldas al mar. Y es que de allí procedía el peligro, los ataques piráticos,  […]

Arrecife, la ciudad de la sal

A pesar de que la sal constituía un bien extremadamente preciado, durante varios siglos apenas existieron salinas que la produjesen en el archipiélago. Las pocas que encontramos eran pequeñas para cubrir la demanda insular y hasta mediados del siglo XVIII, en que se empiezan a construir en Gran Canaria, la más importante se hallaba en Lanzarote. Esta salina era la del Río o Gusa, que pervivió en solitario en la isla hasta bien entrado el siglo XIX en que se creó la de Janubio.

Salinas del Río

* Salinas de Gusa desde el Mirador del Río, fotografía de Ramón Pérez Niz.

A comienzos del siglo XX se produjo en las islas, y especialmente en Lanzarote, un importante auge de la industria pesquera como alternativa económica.  […]

30 años de protección del Archipiélago Chinijo

Que la isla de Lanzarote y su entorno es un lugar único, geográfica, orográfica y paisajísticamente hablando, es algo que ya hemos comentado en este blog en varias ocasiones. Y, además, eso se demuestra con los distintos niveles de protección que se han creado en las últimas décadas y la consideración de esos espacios: Reserva de la Biosfera, Parque Nacional de Timanfaya, etc.

Playa de Las Conchas, norte de La Graciosa, Montaña Clara, Ramón Pérez Niz

Precisamente hoy, 9 de mayo, se cumplen tres décadas del Decreto 89/1986 del Gobierno de Canarias que establecía el Parque Natural de los Islotes del Norte de Lanzarote y de los Riscos de Famara.  […]

Lanzarote vista por George Glas

Desde el siglo XVI arribaron a Canarias expediciones científicas e individuos que dejaron constancia de su estancia en las mismas. Muchas de ellas han servido para conocer las impresiones de estas personas sobre lo que se encontraron en las islas, pero también cómo eran en ese momento pues, con frecuencia, aportan noticias y datos que sólo conocemos de manera indirecta. La primera y una de las más conocidas fue la Descripción de las Islas Afortunadas del mercader inglés Thomas Nichols procesado por la Inquisición canaria y que se publicó en 1583.  […]

Los moriscos de Lanzarote

Durante los siglos XV y XVI, una parte importante de la población canaria procedía de la costa africana cercana, a la que se conocía genéricamente como Berbería. Estos berberiscos ser convertían posteriormente a la religión católica y eran conocidos como moriscos o cristianos nuevos.

Los moriscos llegaban a las islas de dos maneras. La primera, de forma voluntaria, quizás buscando una mejora en sus vidas; sin embargo, esta emigración tuvo que ser tan relevante que, en 1501, los Reyes Católicos emitieron una cédula real prohibiendo que entrase ninguno sin tener licencia de los monarcas.  […]

Lanzarote y la cochinilla

Salvo años puntuales y gracias a la exportación de productos como la barrilla y el vino durante las guerras napoleónicas, las primeras décadas del siglo XIX fueron de una constante crisis económica en el archipiélago, crisis de la que tampoco escaparía Lanzarote. Las clases dominantes y los productores agrícolas buscaron constantemente alternativas para reajustar el modelo productivo y salir de dicha crisis que se producía desde hacía casi un siglo.  […]