San Marcial del Rubicón (I)

Al sur de Lanzarote, en el pueblo de Femés, se encuentra San Marcial del Rubicón, una pequeña ermita que acoge al patrono de la isla. Sin embargo, ésta no fue la primera ni probablemente tan siquiera la segunda ermita que se erigió con este nombre.

En un post anterior, hablando del Obispado Rubicense, señalábamos cómo a la llegada de los normandos a la zona del Rubicón levantaron una iglesia bajo la advocación de San Marcial, obispo de Limoges. Esta primera iglesia o ermita se encontraba, al igual que el recinto habitado, en la zona costera.

En 1406 se inició la construcción de una iglesia bajo la dirección de Jean Le Maçon, la cual acogería la sede del obispado hasta su traslado a Gran Canaria en 1483. Este traslado provocaría la decadencia del recinto religioso ya que, en una información sobre el lugar realizada en 1602, Nicolás Hernández señala que el castillo y la ermita se hallaban destruidos, pudiendo leerse en algunos de los muros los nombres de los conquistadores.

Poco después, en la visita pastoral del obispo Cámara y Murga realizada en la década de 1630, al presenciar el estado de destrucción de aquella dispone la construcción de una nueva ermita dos leguas tierra adentro, para que estuviese a resguardo de piratas y corsarios. Algunos autores señalan que este fue el traslado a la ermita de Femés, pero este lugar se halla a unos cinco leguas, lo que ha sido motivo para que otros investigadores apunten que probablemente se realizara en la localidad de Maciot.

En el Libro de Fábrica que se conserva se pueden observar las sucesivas visitas que se producen desde 1640, en las que se cita en más de una ocasión que la ermita se localiza en el Rubicón o en el pueblo de Femés, indistintamente, lo que provoca ambigüedades a la hora de ubicarla.

A favor de la tesis de su ubicación en Maciot, estos autores señalan que el obispo Dávila pasó por la ermita de San Marcial después de haber pasado por Femés; o que el obispo Juan Francisco Guillén ordenase la construcción de una casa contigua a la ermita para hospedaje de los fieles y que podría ser la actual Casa del Obispo de aquel lugar.

Lo que sí parece cierto es que la ermita fue destruida en el ataque pirático de 1749, el mismo que derribó la Torre del Águila en las Coloradas. Viera y Clavijo señala que:

“pusieron fuego a la Fortaleza [de las Coloradas] y penetrando acia el corazon del pais demolieron la Ermita de San Marcial (monumento de la Cathedral primitiva) y corrieron tras el ganado hasta el pueblo de Femés, que también quemaron”.

Este apunte es otro motivo que lleva a pensar que la anterior ermita no se hallaba situada en el pueblo de Femés sino en un lugar intermedio entre el mismo y la zona de costa. No obstante, lo que sí provocó el ataque de los argelinos fue el traslado definitivo de la ermita a Femés a mediados del siglo XVIII.

Para saber más:

Medina Medina, Marcial [et al.]: “Las ermitas de San Marcial del Rubicón”. En XI Jornadas de Estudios sobre Fuerteventura y Lanzarote, 2004, Tomo I pp. 525-537.

Entrada publicada el 26 de Mayo de 2014